La pesca de la dorada

 

Textos y fotos de Jos Pagn Diaz,agradecemos su colaboracion para con esta web.

Todo sobre la pesca de la dorada
Introduccion
Pesca en playas
Pesca en calas
Pesca en acantilados
Pesca en escolleras
Pesca en puertos
 

PESCA EN GRANDES PLAYAS

El surf-casting o lance pesado a los rompientes es una técnica de pesca que llegó a España hace ya muchos años a través de los pescadores franceses, donde ya la practicaban a lo largo de las costas del Atlántico y del Mar del Norte: se utiliza hoy en todo el mundo, donde ya es muy popular. Ideado para los fondos arenosos que formen batideros del mar.

Se trata de lanzar un cebo apropiado lejos de la orilla, en la zona donde rompen las olas, o más allá de éstas.

Existen dos clases o tipos de playas: las someras o poco profundas; generalmente de poco desnivel o pendiente. En esta clase de playas las olas suelen romper lejos de la orilla, y por lo general, los lances en la mayoría de las veces deben de superar con creces la barrera de los cien metros para tener algún éxito. El equipo en este caso: caña. Carrete, línea madre más fina, montajes y plomadas; es todo el conjunto bastante sofisticado, capaz de alcanzar esas distancias con la ayuda de la técnica del pescador especialista. El otro tipo de playa; también extensa como la anterior, pero en este caso tiene un perfil más profundo, con un desnivel mayor, y por el cual las olas tienden a romper mucho más cerca de la orilla. La vegetación está más cerca de esta, y por lo tanto, los lances más cercanos, generalmente no suelen pasar de la barrera de los cien metros. El equipo en este caso puede ser menos sofisticado.

El equipo

El surf-casting o lance pesado a los rompientes es una técnica de pesca que llegó a España hace ya muchos años a través de los pescadores franceses, donde ya la practicaban a lo largo de las costas del Atlántico y del Mar del Norte: se utiliza hoy en todo el mundo, donde ya es muy popular. Ideado para los fondos arenosos que formen batideros del mar.

Se trata de lanzar un cebo apropiado lejos de la orilla, en la zona donde rompen las olas, o más allá de éstas.

Existen dos clases o tipos de playas: las someras o poco profundas; generalmente de poco desnivel o pendiente. En esta clase de playas las olas suelen romper lejos de la orilla, y por lo general, los lances en la mayoría de las veces deben de superar con creces la barrera de los cien metros para tener algún éxito. El equipo en este caso: caña. Carrete, línea madre más fina, montajes y plomadas; es todo el conjunto bastante sofisticado, capaz de alcanzar esas distancias con la ayuda de la técnica del pescador especialista. El otro tipo de playa; también extensa como la anterior, pero en este caso tiene un perfil más profundo, con un desnivel mayor, y por el cual las olas tienden a romper mucho más cerca de la orilla. La vegetación está más cerca de esta, y por lo tanto, los lances más cercanos, generalmente no suelen pasar de la barrera de los cien metros. El equipo en este caso puede ser menos sofisticado.

emerillón, enganchado al pater-noster por un mosquetón quita-vueltas, y una gameta larga, de 1,50 - 2,00m enganchada a ese montaje por medio de un imperdible quita-vueltas. Estos dos montajes pueden llevar un bait-clip para transportar algunas clases de cebos. Y el tan empleado: gameta terminal de 0,50 - 100cm de longitud, con plomo deslizante, perla e imperdible quita-vueltas. Este montaje es uno de los más indicados para la mar floja y la línea algo destensada.

Salabre: En este caso puede no ser necesario, las doradas se pueden varar en la misma playa.

La técnica

Las playas más adecuadas para esta modalidad son las llamadas someras o de poca pendiente, poco profundas, en las cuales las olas empiezan a romper lejos de la orilla, algunas a más de un centenar de metros, y otras también extensas pero menos llanas o con algo más de pendiente, donde las olas suelen romper más cerca de la orilla; esa puede ser la señal, que desde que rompe la última ola hasta la orilla no existe ningún rastro de vegetación; sin embargo, posiblemente, a una veintena de metros de esa última ola, exista un pedregal, una frondosa pradera de posidonias u otra clase de algas. Es ahí, dentro de esa franja de 20 metros donde hay que colocar el cebo, impulsado por un plomo con grapas de alambre si el oleaje es fuerte; también en los calveros y pasillos que pueda haber entre la vegetación.

La caña plantada vertical en la arena, con la línea tensada a tope – aunque esto no es lo mejor para la dorada, no queda otro remedio, y el freno del carrete bien regulado por si acaso, y a esperar a que quiera picar alguna.

Otra cosa sería en la misma playa y con la mar en calma o poco movida. Solo habría que poner el cebo adecuado en una gameta a fondo, de no más de un metro de longitud, transportado por un plomo deslizante con el mínimo peso, capaz de llevarlo a esa franja de paso o de tránsito, o hasta alguno de los calveros. En este caso el soporte de la caña lo pondríamos más tendido para que la caña forme un ángulo de entre 90 - 120 o más grados, con el freno del carrete bien regulado y dejando la línea destensada, con toda la comba que las olas nos permitan. De esta forma nos olvidaremos del puntero de la caña y le pondremos más atención a la línea. Si esta la vemos tensarse, y se dobla el puntero sin llegar a clavarse la dorada, haremos lo siguiente: rápidamente cogemos la caña, la ponemos horizontal y le volvemos a dejar otro poco de comba a la línea (la caña la tendremos en la mano). Sin dejar de mirar a la línea, si vemos que esta se va a tensar, décimas de segundo de que esto ocurra, y con el dedo índice aprisionando la línea contra la caña, la levantamos bruscamente para dar el cachete y clavar.

Con esta última técnica  tendremos más posibilidades de clavar doradas en casi todas las modalidades, además, si el viento es de costado, nos molestará menos; como también nos lo van a agradecer nuestras cervicales.

Horas más apropiadas: la dorada, como ya sabemos es más activa de día y sobre todo cuando más calienta el sol. Esto es un problema en los meses calurosos por la cantidad de bañistas que nos podemos encontrar. La solución es buscar las playas más solitarias.

Cebos más apropiados: los que generalmente se pueden dar en esa zona, como navajas, almejas, coquinas, cangrejos y algunos tipos de gusanos. También un cebo todo-terreno: una ristra con gajos de caracolas, ensartadas una a una por una aguja sardinera en una gameta con un anzuelo negro de patilla corta, poniéndole de tope una pequeña perla para que no se escurran los gajos y tapen el arpón; o dos anzuelos, empatillados con los arpones en dirección opuesta, para que de esta forma no se escurran los gajos y tapen los arpones. Este último sistema también es válido cuando se utilizan grandes titas.

Mis zonas favoritas: En la costa murciana  hay multitud de playas que son muy buenas  y que se adaptan muy bien para el fin que aquí tratamos; pero para mí particularmente y porque las conozco muy bien me inclino por las de la Manga en sus 22 kilómetros de costa al Mediterráneo, desde Cabo de Palos hasta la Veneciola, y en especial toda la zona del Estacio, donde se encuentra el canal o gola principal que une el Mediterráneo con la laguna del Mar Menor.

Siguiente pagina›››