Mi dia de pesca:Cebos y formas de pescar la dorada

 

Articulo enviado por Antonio Rojo.

Cebos y formas de pescar la dorada.

 
 
  Secretos para sacar las doradas en espigones con bloques cuadrados de hormigon

  Cuando los espigones en los que pesquemos sean de bloques de hormigón cuadrados y estemos pescando doradas o se nos dé una dorada, cuyo acceso hasta el agua sea muy dificil, incluso con sacadera tendremos antes la precaución  de estudiar la disposicion de los bloques hasta ver dónde hay uno que haya quedado dispuesto de tal manera que esté metido en el agua en forma de rampa mas o menos inclinado, como los varaderos de los barcos, pero obviamente tendrá más inclinacion, pues bien, una vez localizado, tras haber sopesado  la dorada que tengamos en la caña,y cobrar con la suficiente fuerza para no permitirle enrocarse pero no tanta como para que rompamos o se suelte, -eso lo dicta la experiencia -,la acercaremos al bloque en cuestión, y con un tirón la acostaremos sobre el mismo siendo necesario sólamente que la cola no esté en el agua, en ese momento la dorada se quedará totalmente quieta, solamente necesitamos mantener el hilo tenso lo suficiente para que nos se escurra de nuevo al agua, con la ayuda de alguien o dejando la caña en el pincho y ya podemos tranquilamente ir saltando de bloque en bloque con un buen trapo o sacadera para hacernos con ella, es curioso como no se mueven para nada, y además como estan a contraescama, si vale la palabrita, no se escurren como parecería normal.
   Las cañas han de ser fuertes, yo soy un enamorado de las de  5 metros de tres tramos, aunque las tengo de 4,2 y carretes grandes, con mucho hilo, por si ...y eso sí,  un buen freno o embrague, que nos permita estar seguros de que saldrá hilo antes de romper.
  Como final diré que quien tenga la suerte de sacar una dorada debe lanzar lo antes posible al mismo sitio, van por parejas cuando menos, y podemos sacar la otra, he visto que esto ha ocurrido más de una vez,y no es la única especie en que ocurre, pues si puedo algun día contaré cómo los palometones  vienen apareados dos y tres del mismo tamaño hasta el mismo momento de su muerte.
  Como curiosidad contar que en cierta ocasion, estando pescando doradas fondeado en la bocana de un rio, todas las que enganchaba tiraban para fuera, buscando más agua y defensa, pero cogí una que tiró para dentro, de segura que estaba que se iría, luego, al rato ,dió la vuelta e intentó nadar mar adentro, pero ya estaba cansada y la saque, era la mayor de todas, aunque algo delgada.
 
 
 
 
 


Como todo en la vida se empieza por algo,y, situandonos en un mes de agosto de hace muchos años, siendo jóven,tras visitar a un viejo amigo que en ese momento se encontraba pescando en el Pantalán de San Felipe de La Línea de la Concepción, aquél que tenía cuatro plataformas,mi amigo  a veces interrumpía la conversacion y me decía, espera Antonio que tengo un pescado en esta caña y tras sacar el sargo correpondiente seguíamos hablando y con ello me picó el gusanillo, que, por el placer que me ha proporcionado la pesca, ahora que escribo estas letras pienso que debería haberme " picado" aún antes, pero nunca es tarde si la dicha es...
  Bueno, al día siguiente visité la tienda de la señora Inés, de la C/.Granada, amabilísima con todos nosotros,y subsiguiente compra, que nunca se olvida, de caña maciza de fibra,carrete Sagarra (no segarra como la mayoría dice debido a que entonces había una marca de zapatos con dicho nombre que fabricaba una botas muy resistentes),harto conocida en Málaga, hilo, anzuelos empatillados, y una cajita de gusanas de sangre, allí llamados bichos; a continuacion visita al pantalán, sobre la tercera plataforma, la que nadie quería pues todos los pescadores estaban entre  la primera y la segunda
por tener menos fondo de agua, caña lanzada como pude y me pongo hablar, habiendo dejado la caña apoyada sobre la barandilla de hierro,poco despues la caña corría arrastrada por un pescado que tras muchas ayudas y una red de aro conseguimos sacar, no yo, claro, que estaba nervioso con tamaña dorada, sino otro pescador cercano, y entonces me dije, me voy, ya no pesco más hoy, voy corriendo a casa a enseñarla, pues tenía casi dos kilos, y he aquí la moraleja de tanta historia, que espero que nos sirva a todos  los pescadores, cuando iba saliendo del pantalán  con la dorada cogida de la cola, los pescadores experimentados con los que me cruzaba me preguntaban ¿Qué le pone Vd. de carnada?.
  Comprendí que ellos creían que yo sabía pescar así que en resumen diré lo que dicen en Puerto Real, y es que el pescado no conoce al pescador y en otro sentido los americanos dicen que es el pescado el que atrapa al pescador y tiene su razón pues a mí me enganchó aquella mi primera dorada.

 
Tambien tendría que decir que el hombre, en justificación a su naturaleza, siempre está tras el gran pez, o tras  el  gran "lo que sea" y ésta búsqueda que nos anima una y otra vez, en nuestro caso, a ir a la playa, al acantilado, al roquedo, al peligroso espigón,a embarcarnos en un botecito pequeño, a marearnos, pasar frío, calor, sed, soledad, esté lo lejos que esté, aunque se pase hambre o incomodidad, sueño,etc...,la puso de manifiesto tan magistralmente Ernest Hemingway en su libro El viejo y el mar (The old man and the Sea) que en el año 1954 le dieron el Premio Nóbel de Literatura, especialmente por éste libro en el que se narra la lucha del hombre y el pez,  sólo eso, pero de una forma bellísima, por lo que me permito humildemente aconsejar a todos los pescadores que no lo hayan leido que lo hagan.

  Desde entonces, y aunque el pescado no conoce al pescador, he ido depurando mi forma de pescar a la reina de cabeza dorada y ojos inteligentes, que demuestra muy mal génio cuando se siente pescada, más que otros pescados, y voy a intentar exponerlo en este trabajo:

                                    

 

Cebos mas usados



  Indudablemente la lombriz de sangre o gusana como la primera, luego la tita, la navaja, -llamada muergo en Cádiz, bastante distinta y de caparazón negro-,el cangrejo ermitaño; la caracola en trozos,la cañaílla, el gúsano o perlita el "caillo", dificil de obtener y que se cogian en los fangos de Isla Verde de Algeciras, la gusana de canutillo, -excesivamente blanda-,los camarones vivos, las galeras, el cangrejo barrilete, el cangrejo verde o de palangre,y desde hace unos años, coreano, americano, titas minis, cordel, rosca, etc...

                                    

Pesca con gusanas



  Siempre que empiezo a pescar y tengo gusana, desde mediados de septiembre, octubre y noviembre, en los mejores días de sol, cuando la marea llena es desde las tres de la tarde hasta las seis,y como decía en mi anterior artículo mejor cuando la marea llena es a las 3 de la tarde o tres y media, entonces unas dos horas antes, tenemos el mayor número de posibilidades de que nos entre una dorada, mar en calma y sin viento apreciable,suele ocurrir que estando pescando con gusana, cuando saquemos una caña y tengamos todavía la lombriz intacta es buena señal así que la pasaremos totalmente del anzuelo por el hilo hacia arriba,  - ojo, mar en calma y sol en lo alto-,y,pondremos otro par de gusanas, sin ser tacaños, que tambien pasaremos por el hilo y una cuarta y de las mejores la pondremos que llegue al hilo y cubra el anzuelo, conseguimos con esto una especie de " porra" gruesa y larga que el mar moverá en el fondo como un gusano abandonado a su suerte pero fresco y que al estar apretada disimula más el anzuelo dado que la dorada al moler o mascar , si nota el hierro escupe y no traga, de ahí esos tirones tan violentos que muchas veces terminan en nada y por eso la importancia de que el anzuelo que usemos sea bizco y reforzado,no muy grande, siendo de la marca León de Oro los que yo uso, que ahora son difíciles de encontrar, salvo en una de las mejores tiendas de pesca que conzco que está en Santander, donde los hay de todos los numeros,bronceados para este caso y estañados  y digo todo esto porque la dorada tiene una especie de barbilla-labio blanquecino en el cual cuando el anzuelo sale de la boca que ha cerrado, sale plano, y al ser bizco, es decir con una torsión entre la patilla y la punta, se le suele clavar en el labio inferior que por otro lado es durísimo, si nó  lo suficiente para sacar una dorada en peso en un espigón o  muro, sí para sacarla en una playa y luego cuando lo vemos nos asombramos de que no se le haya partido y se nos haya ido ni  roto a los tirones que ha dado ,y, hecho esto que digo, si hay una dorada en el mar, suele ser para nosotros, siempre que coma, pero que dificilmente vendrá tragada, sólo a derecha o izquierda de su boca hay posibilidades de que un anzuelo se le clave, nunca en el paladar inferior ni superior.

Pesca con muergo o navajas



  Esta pesca es en lo concerniente a la carnada algo más barata y tranquila, si tenemos muergo entero estamos más seguros de tener carnada en las cañas, si bien los sargos grandes los rompen facilmente, aunque con bocados más  pequeños, pero un sargo no está mal mientras nos entra una dorada y el sistema es el siguiente:
  Con anterioridad habremos empatillado tres anzuelos en un mismo hilo y en un espacio de 6 a 8 centímetros, es fácil de hacer, el último de los tres es el último que empatillamos, luego cortamos el hilo sobrante por debajo de ese anzuelo, la otra punta, la que va al plomo tendrá algo más de un metro de largo, todos en línea, luego al muergo, con la punta de la navaja le saparamos el músculo que le permite cerrarse y que está unido a una de las dos valvas o cáscaras, corremos la punta de la navaja por el filo hasta la otra punta y hacemos lo mismo que antes, así podemos separar un poco la cáscara, -ojo sólo una cara -,para ponerle los anzuelos junto a la carne por dentro y el tercer y último anzuelo lo ponemos al final con la punta hacia fuera, de tal forma que el lance se va a realizar con dicho anzuelo, no con los otros que por descontado no hay que clavarlos en la carne del muego para que éste pueda moverse y salir un poco, luego cerramos la cáscara y la sujetamos con gomillas superelasticas y transparentes que nos habremos fabricado cortando en rodajitas los dedos de un guante de látex de los que usan las enfermeras y el personal clínico,que podremos mantener largo tiempo en una cajita hermética con polvos de talco, pondremos dos gomillas, una arriba del todo y otra en su mitad, sin presionar mucho para no romper la cáscara, y hecho esto, a esperar.
  La dorada suele destrozarlo al primer cabezazo, es fácil imaginar con qué saña morderá el frequísimo muergo que se ha encontrado en la arena, y sobre todo por el centro para partirlo mejor, pero esta vez se encontrará con que por donde quiera que coma habrá un anzuelo esperandola, cuyo hierro se disimula entre las cáscaras y tras mascar y mascar es posible que se enganche en alguno, incluso se pueden poner cuatro si la navaja es muy larga, y dado que el muergo está con cáscara, hasta que no llegue un pescado capaz de hacer lo que digo, tendremos carnada en el mar, y por ende más opciones.
  Otra opcion es pescar a muergo pelado, sujeto con licra, pero para eso tenemos que estar seguros de que no hay pequeños y además, el lance no puede ser tan vigoroso por mucho que lo atemos, en tal caso lo prefiero para la pesca de la herrera, que practicamente lo succiona, aunque tiene los "besos" muy blandos.

Pesca con titas


                                          
  Es la segunda de mis preferidas, por cuanto asegura un mayor tiempo de la carnada en el agua con lo cual, en el supuesto de que pesque uno con más de dos cañas,tiene más descanso a lo largo del día.
  La tita la ensarto , cuando su tamaño es como máximo como el dedo corazon, es decir unos 10 centímetros, con una aguja hueca, con hilo Premier del 35 y si no lo encuentro, otro hilo que sea marron o color arena y en su defecto, blanco, nunca bajo para la dorada del 35 en los bajos dado que es un hilo que se tiene tieso por su diámetro , con eso quiero decir que aunque pasa justo por el interior de las agujas la verdad es que tiene cuerpo para pasar así que los anzuelos los tengo empatillados sin lazada final, que hago cuando ensarto la tita y aprovecharlo por lo menos cinco veces, con una buena longitud en el bajo, nunca menos de un metro para que engañe más y además ese diámetro responde sobradamente aunque en el carrete tengamos un 25 o aún menos.En materia de hilos y diámetros para este tipo de pesca hasta los 25 kilos, -ahora hablo de palometones y corvinas-,el óptimo sería un 38-40 en el carrete, que permite lanzar sin puente hasta 150 gramos y sin problemas y en el bajo el 35.
  Las titas tienen el mismo problema que los muergos cuando la dorada come, muchas veces depende de lo estirada que esté la tita en el fondo en ese momento, dado que pueden llegar hasta el doble de su longitud cuando reptan para enterrarse lo cual no pueden hacer dado el hilo que las atraviesa y el anzuelo que llevan al final, por ello muchas veces notamos el tiron y luego nada, la tita comida por el centro y mas o menos partida, ante ello lo que hago es que sobre la mitad del cuerpo pincho con mucho cuidado otra vez con la aguja y le meto el hilo de otro anzuelo independiente, cuya patilla tambien introduzco en su cuerpo sacando el hilo por el mismo lugar o punta por donde he sacado el otro, que va directamente al emerillón, en lazada independiente del anterior pero con la particularidad de que este hilo es más largo que el del primer anzuelo, para que al lanzar no llegue a tensarse, sólo el primero, pues de lo contrario rajaría la tita totalmente.
  Enumerar la pesca con los demás cebos  me parece imnecesario, salvo el cangrejo que lo sujeto con gomilla y clavado en la última pata, llevando el anzuelo debajo de la barriga y el cangrejo ermitaño que lleva una lazada con el mismo hilo del anzuelo doble gaza, para que soporte el lance y al que le quito la pinzas grandes para mayor distancia.

           


Antonio Rojo Morales

     Contacta con Antonio: antoniorojomorales@hotmail.com